La belleza de dar leche materna a tu bebé

Es posible ya conocemos los beneficios de la lactancia materna, destacando entre ellos que es el alimento más natural y adecuado para tu bebé. La lactancia materna exclusiva es brindar pecho a tu bebé desde el nacimiento (antes de cumplir la primera hora de nacido, mejor) y hasta cumplir los 6 meses de vida (Organización Mundial de la Salud, OMS).

 

A partir de los 6 meses, se debe “complementar” la leche materna con alimentos, es por eso que la alimentación de los bebés, durante esta etapa se denomina “alimentación complementaria” (OMS). Desde ese momento, por más que la leche materna sea un alimento nutritivo, no puede satisfacer por sí sola, las crecientes necesidades de los bebés después de cumplidos los 6 meses. Y se recomienda continuar la lactancia materna hasta los dos años (OMS). Es importante señalar, que darle fórmula en esta etapa tampoco es lo que se necesita, sino comenzar a incluir todo tipo de alimentos para que el bebé se prepare para comer mejor, y desarrollar muchos aspectos, como por ejemplo el habla. En una siguiente entrada vamos a hablar de esto.

 

En ocasiones las madres no pueden brindar leche materna a sus bebés, pero en realidad, en casi todos los casos, esto sucede por falta de información adecuada. Muchas madres piensan que no pueden, y sólo eso suele dificultar todo el proceso. A otras madres, nadie les explicó algunos aspectos de la lactancia materna, y si sienten que no sale leche materna de su pecho en la “cantidad esperada”, recurren a fórmulas lácteas, pensando que el bebé requiere grandes cantidades. Es verdad que en algunos casos, dar de lactar no es siempre fácil. Confieso que para mí, las dos veces que di de lactar fueron un poco difíciles al inicio, aunque la primera vez más que la segunda. Es posible que fue por la presión que sentía de ser nutricionista y tener que lograrlo “como sea”, pero aunque me costó un poco más que a algunas de las otras madres que conozco, lo logré; y fue con perseverancia, paciencia, pero sobretodo porque estaba convencida que lo lograría… y así fue. No presenté ningún problema asociado (como mastitis u otros), pero no siempre es fácil, así como que para otras mamás, es totalmente sencillo y como si nada.

 

Por eso aconsejo fuertemente que no abandonen la idea de dar de lactar a sus bebés, es un momento tan íntimo, tan puro y próximo, y no es lo mismo que dar biberón. Dar fórmula es como sentir las pataditas de un bebé en un vientre ajeno. Es decir, toda madre que ha gestado un bebé  sabe que las pataditas no se sienten igual cuando están en tu vientre que cuando tú las sientes en tus manos, por ejemplo en el vientre de otra madre. De igual manera, dar un biberón, jamás será igual que dar de lactar de tu propio pecho, por más que tengas al bebé dándole el biberón, piel con piel.

 

Mientras tengas a tu bebé tienes la posibilidad de darle pecho, no te rindas. Si es necesario busca ayuda, busca apoyo, aquí tendrás la información requerida. Si no encuentras lo que querías saber, consúltanos, que con gusto te apoyaremos en cada paso hacia una lactancia materna exitosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s